BORDADOS: PUNTADAS QUE UNEN CULTURAS

Bordados: puntadas que unen culturas

por Barbara Knoke de Arathoon*

El bordado a mano es una de las técnicas traídas por los españoles a Guatemala a partir de 1524 y adoptada en la tradición textil indígena. Consiste en hacer puntadas con hilos y agujas para decorar la tela o los lienzos con los que se confeccionan huipiles o blusas, pantalones, sobrepantalones y fajas. También se le usa para rematar cuellos y orillas de las bocamangas de huipiles, adornar cintas para la cabeza, así como para unir los lienzos de huipiles, cortes o faldas y paños de usos múltiples, llamados su’t en varios idiomas mayas, que sirven para cubrir la espalda o la cabeza y para cargar niños. Además, se emplea para ornamentar tejidos religiosos de las cofradías como manteles para altares y velos.

El bordado a mano era una de las técnicas más importantes para decorar huipiles o blusas de diario, ceremoniales y festivas en varios poblados del Altiplano guatemalteco. Hasta la década de 1970, cada lugar solía diferenciarse entre sí por contar con un repertorio específico de puntadas, ejecutadas con ciertos hilos y colores para mantener diseños distintivos en la indumentaria tradicional que expresaban identidad comunitaria.

La máquina de coser cobró importancia para bordar blusas que antes se hacían a mano después de la década de 1970 aproximadamente. Se redujeron costos y tiempos de elaboración. Con el pasar de los años, estos cambios contribuyeron a que los motivos distintivos se fueran perdiendo y que muchas blusas de varios lugares se volvieran prendas de identidad generalizada. Más recientemente, en algunas comunidades se ha incrementado el uso de la máquina para bordar las figuras de huipiles que antes se tejían con el telar de cintura.

*Antropóloga cultural, Investigadora Asociada al Museo Ixchel del Traje Indígena

Price Based Country test mode enabled for testing Guatemala. You should do tests on private browsing mode. Browse in private with Firefox, Chrome and Safari

Scroll to Top
×